Desde su fundación en 1930, los miembros de la Soka Gakkai se han inspirado en el legado espiritual de los tres sucesivos presidentes fundadores.