El Sutra del loto ha sido considerado desde tiempos remotos como el rey de los sutras. Es uno de los sutras que más ampliamente se ha seguido en Asia y que se ha traducido a diversos idiomas. El impacto que ha tenido en distintas culturas y sociedades de diversas regiones ha sido enorme. Sobre cómo llegó a ser un sutra, existen variadas opiniones, incluida una que dice que apareció en el período comprendido entre el inicio de nuestra era y el siglo II d.C., aunque todavía faltan muchos datos precisos.

El título original del Sutra del loto en sánscrito es Saddharmapundarikasutra, que significa “El Sutra de la Ley Maravillosa como el Loto Blanco” o “El Sutra del Loto Blanco de la Ley Maravillosa”. El loto blanco echa sus raíces en el fango y florece con flores blancas puras, lo que significa que se puede alcanzar la pureza en el mundo real sin contaminarse por el fango de los deseos. Otra interpretación podría ser que el loto blanco es el símbolo del buda eterno que constantemente salva a las personas de este mundo.

Desde el siglo XIX, se han encontrado muchos manuscritos en sánscrito del Sutra del loto. Según el lugar donde se encontraron, dichas copias del sutra reciben respectivamente el nombre de Manuscritos Nepalís, Gilgit (Cachemira) o Centroasiáticos. Desde la versión de Kern-Nanjio, o Saddharmapundarikasutra, publicada por Biblioteca Buddhica, 10 (San Petersburgo 1908-1912) se han publicado muchas ediciones de los textos del Sutra del loto.

Una versión china, el Miaofa lianhua jing, realizada en el año 406 por Kumarajiva, originario de Kucha en Asia Central, es conocida como la mejor traducción y por tanto ha tenido una gran influencia en el desarrollo del budismo en Asia Oriental y en la sociedad de esa zona.  Soka Gakkai Internacional (SGI) ha promovido la publicación del Sutra del loto en varios idiomas, siempre a partir del Miaofa lianhua jing.