El Sutra del loto no es un simple legado cultural del pasado. Se trata de un sutra atemporal lleno de sabiduría capaz de revitalizar a la sociedad moderna y de crear valor para el futuro. Las siete parábolas brillantes del Sutra del loto, alegorías que pueden mostrarnos el camino a la eterna felicidad, se representan mediante ilustraciones para que su enseñanza sea fácilmente comprendida.

El Sutra del loto contiene varios conceptos que eran revolucionarios tanto dentro del contexto de las enseñanzas budistas, como dentro del más amplio contexto social de la época. Muchos de estos conceptos no están indicados explícitamente, sino que están entendidos o materializados en los eventos aparentemente dramáticos e incluso fantásticos descritos en el texto. Mucho del genio de los posteriores estudiosos del sutra, tales como T’ien-t’ai (538-597 d.C.), está en su capacidad para extraer y sistematizar estos principios.

Lo sagrado de la vida: en el Universo no hay mayor tesoro que la vida. El surgimiento de la Torre de los Tesoros en el Capítulo El Surgimiento de la Torre de los Tesoros (XI) del Sutra del loto. Una inmensa torre surge de la tierra y se queda suspendida en el aire. Está adornada con las siete clases de tesoros, y sentados dentro de ella están Shakyamuni y el Buda Muchos Tesoros. Todos, los grandes bodhisattvas, deidades benevolentes y Budas emanaciones de las diez direcciones, se reúnen en la Torre de los Tesoros. Esta pintura describe a aquellos seres que, montados en nubes protectoras que se asemejan a un barco, escuchan las enseñanzas de la Ceremonia en el Aire. Nichiren (1222-1282) enseña que la vida de un ser humano que tiene el potencial de sacar su Budeidad inherente es el mayor y más sublime de todos los tesoros del Universo. (Cuevas de Mogao en la Alta Dinastía Tang; Cueva 23 en el muro sur)

Un tema central del sutra es la idea de que todas las personas por igual y sin excepción poseen la «naturaleza de Buda».
El mensaje del Sutra del loto es alentar la convicción de las personas en su propia naturaleza de Buda, en su propia e inherente capacidad para la sabiduría, el coraje y la compasión. La capacidad universal para la iluminación se demuestra a través de los ejemplos de las personas para quienes esta posibilidad había sido tradicionalmente negada, tales como las mujeres y las personas que habían cometido acciones malvadas.

En muchos sutras varios de los discípulos mayores de Shakyamuni son condenados como personas que, debido a su arrogante apego a sus capacidades intelectuales y a su práctica ensimismada, han «quemado las semillas de su propia iluminación». La profundidad de las enseñanzas de Shakyamuni expuestas en el Sutra del loto, sin embargo, despiertan en ellas el espíritu de humildad y compasión. Ellas comprenden que todas las personas están inextricablemente interrelacionadas en la búsqueda de su iluminación, y que si deseamos la felicidad para nosotros mismos, es imperativo que nos esforcemos por la felicidad de los demás.

En este sutra, además, Shakyamuni demuestra que él, en realidad, alcanzó la iluminación en el pasado infinito, no en esta existencia actual, como había sido asumido por sus seguidores. Esto ilustra, a través del ejemplo concreto de su propia vida, que el logro de la iluminación no significa una transformación que lo convierte a uno en algo que no es. Más bien, significa revelar el estado inherente, «natural» que ya existe en el interior.

Como ha escrito Daisaku Ikeda, el Sutra del loto es fundamentalmente una enseñanza que da fuerzas. «Nos enseña que la determinación interior de una persona puede transformarlo todo; da una expresión fundamental al infinito potencial de cada persona y a la dignidad inherente en cada vida humana».