VIVAMOS REBOSANTES DE BENEFICIOS

REVELANDO NUESTRA BUDEIDAD

 

          Aunque no los veamos, los budas y bodhisattvas de todo el universo están solemnemente observando los esfuerzos que hacemos en nuestra práctica budista. Por eso, absolutamente nada de lo que hacemos en el plano de la fe cae en saco roto.

          Nichiren Daishonin escribe: «La determinación de uno se pone de manifiesto cuando llueve a raudales, azotan los tifones y la gente trata de impedir que uno salga».[1]

          Este año, signado por una serie constante de desastres naturales, nuestros miembros se han dedicado al kosen-rufu con determinación firme, sin dejarse vencer por ninguna adversidad. Es seguro que el Daishonin estará felicitándolos.

          Año tras año, estamos escribiendo una historia de gran dedicación que nos permite acumular beneficios infinitos e inmensurables. Es tal como nos asegura el Daishonin cuando dice: «Cien años de práctica en la Tierra de la Perfecta Felicidad no se comparan con el beneficio de un solo día de práctica en el mundo impuro».[2]

          Reconociendo y celebrando la labor de todos, tanto en tareas visibles como invisibles, ¡hagamos una nueva partida de cara al año nuevo! La sincera actitud de elogiar a los demás hace que nuestra propia vida se colme de alegría y de fuerza. El Daishonin nos dice que alabar a otros incrementa nuestros beneficios.[3]

          Nuestra red, rebosante de esperanza, hoy se ha extendido al mundo entero.

          En una carta de aliento dirigida a un matrimonio pionero [de Kamakura, Myomitsu y su esposa], el Daishonin explica:

 

Así como, al comienzo, empezarán a entonar el daimoku [Nam-myoho-renge-kyo] una persona y luego dos, y después lo harán mil, diez mil, cien mil y, al final, todos los habitantes del país, antes de que usted se dé cuenta, los beneficios de todos ellos se acumularán en su propia persona [por ser practicantes que propagan la Ley Mística]. Esos beneficios serán como las gotas de rocío que se unen para formar el gran océano, o como las partículas de tierra que se amontonan para convertirse en el monte Sumeru.[4]

         

          Así como escuchar experiencias de personas que practican el budismo Nichiren inspira a otros en las reuniones de diálogo, el gran beneficio de impulsar el kosen-rufu mundial se acumula en la vida de todos los miembros de la familia Soka, como gotas que forman un inmenso océano o polvo que se apila creando el monte Sumeru.

          Por eso, el presidente Toda nos exhortaba: «Vivan hasta el final de su vida junto a la Soka Gakkai. Todos sus problemas se convertirán en beneficios. Con la alegría de estar haciendo su revolución humana, dedíquense a trabajar para la paz y la felicidad de todo el género humano».

          Tal vez su esfuerzo en la fe no dé resultados inmediatos, o quizá su capacidad de participar se vea limitada por la edad o por enfermedades. Pero mientras estén conectados con nuestra red —donde todos estamos unidos por la Ley Mística y avanzamos con la unión de «distintas personas con un mismo propósito»—, podrán recorrer eternamente el camino de la eternidad, felicidad, verdadera identidad y pureza.

          El Daishonin le escribe a su joven discípulo Nanjo Tokimitsu: «En el transcurso de las muchas existencias vividas, uno ha contraído una deuda de gratitud con todos los seres. En tal caso, uno debería ayudar a cada uno de los semejantes a lograr la Budeidad».[5]

          El año entrante, mantengamos diálogos que impulsen el kosen-rufu y el «establecimiento de la enseñanza correcta para asegurar la paz en la tierra», que es el ideal del Daishonin, basados en nuestra oración para que todas las personas manifiesten la Budeidad.

          Ayudemos jubilosamente a que la mayor cantidad posible de personas cree lazos con el budismo y a que en la vida de todos se abra un jardín florido de beneficios, cuya esencia, como explica el Daishonin, es extinguir el mal y suscitar el bien.[6]

 

De pie y erguidos como árboles enjoyados,

imperturbables ante cualquier clima,

queridos amigos,

escribamos una historia de triunfos y de beneficios

año tras año.

 

 

          (Traducción del artículo publicado en la edición de diciembre de 2018 del Daibyakurenge, revista mensual de estudio de la Soka Gakkai).

[1] The Writings of Nichiren Daishonin (WND), Tokio: Soka Gakkai, 2006, vol. 2, pág. 757.

[2] Los escritos de Nichiren Daishonin (END), Tokio: Soka Gakkai, 2008, pág. 773.

[3] Véase END, pág. 706.

[4] END, pág. 706.

[5] WND, pág. 637.

[6] Véase The Record of the Orally Transmitted Teachings (Registro de las enseñanzas transmitidas oralmente), traducido por Burton Watson, Tokio: Soka Gakkai, 2004, pág. 148.