Nació el 11 de febrero de 1900, en Hokkaido, Japón. En 1920, Toda encontró a Makiguchi, que en aquel momento era director en la escuela primaria de Tokio, y supo que había encontrado su mentor. Durante los dos años que pasó en prisión junto a Makiguchi, dedicó muchas horas al estudio del budismo y a recitar Nam-myoho-rengue-kyo. Consiguió comprender la esencia de la enseñanza de Nichiren Daishonin y se determinó a compartirla con cuanta gente fuera posible. Cuando fue puesto en libertad, el 3 de julio de 1945, apenas pesaba 50 kilos. Una vez que hubo reunido a su familia, determinó restablecer la Soka Kyoiku Gakkai, algo que parecía imposible. En agosto de 1947, un joven llamado Daisaku Ikeda participó en una reunión budista guiada por Josei Toda. Preguntó acerca del patriotismo, de la guerra y sobre la manera correcta de vivir. Sus preguntas fueron contestadas satisfactoriamente. Daisaku Ikeda comenzó la práctica del budismo, dedicando su tiempo al estudio y a acompañar a Toda. El 3 de mayo de 1951, Josei Toda se convierte en el segundo presidente de la renombrada Soka Gakkai (Sociedad para la Creación de Valor). Aunque era muy estricto en materia de fe, Toda conducía las reuniones de manera informal y parecía conocer de forma instintiva los problemas de la gente. En 1955, gracias a los esfuerzos de compartir las enseñanzas del Daishonin, 100.000 familias se unieron a la Soka Gakkai. Entonces Toda volvió a determinar que antes de su muerte 750.000 familias deberían disfrutar de los beneficios de la práctica del budismo de Nichiren Daishonin.

Josei Toda es también recordado por firme postura en contra de las armas nucleares, que él definió como el mal absoluto que amenaza el inalienable derecho de las personas a la vida. Por ello, exhortó a los jóvenes miembros de la Soka Gakkai a trabajar por la abolición de dichas armas. Su posición al respecto, que él proclamó públicamente el 8 de septiembre de 1957, es la base de las actividades de la SGI por la paz.

El 16 de marzo de 1958 se llevó a cabo el Festival de Jóvenes de Soka Gakkai. Los jóvenes de aquel entonces se comprometieron a llevar a cabo la realización del Kosen-rufu ante su mentor. Dos semanas después de este acontecimiento tan significativo, falleció Josei Toda dejando el testigo a las siguientes generaciones. Dos años después, el 3 de mayo de 1960, su sucesor Daisaku Ikeda fue nombrado tercer presidente de la Soka Gakkai.

Para más información :  http://www.joseitoda.org/